• 1

Traça els teus somnis

Buenas tardes,
¡hoy os propongo que soñemos! Y que vayamos un poquito más allá y veamos cómo podemos trazar el camino hacia nuestros sueños.

Los sueños son estrellas, brújulas que nos marcan caminos y nos hacen avanzar por la vida; un motor que nos da fuerzas y motivación para seguir adelante.

El valor de los sueños, su belleza, no reside sólo en alcanzarlos, sino en todo lo que aprendemos y descubrimos cuando caminamos hacia ellos, en la persona en quien nos vamos transformando en el proceso de perseguirlos.
Llegamos o no, vale la pena hacer camino. Un camino que a veces nos llevará a un lugar inesperado, aún mejor que lo que soñábamos.
Hoy os propongo que demos forma a un sueño, que lo convirtmos en un objetivo para hacerlo alcanzable.
¡No sabÉIs cómo me hubiera gustado hacer esta actividad presencialmente en el C19 con vosotros! Escuchar cuáles son vuestros sueños, miraros a los ojos... No pudo ser, pero os invito a hacerlo como una actividad de verano, con calma, dedicándole tiempo, unos días, y sobre todo disfrutando de cada paso.
Es una actividad que es importante hacer manualmente.
Necesitarás:
- Una cartulina gruesa
- Imágenes impresas
- Tijeras
- Rotuladores de colores para escribir

Divide la cartulina en 4 partes:
1 2
3 4

1. Elige un sueño.
Elige un sueño propio (no un deseo de otras personas para ti o algo que toca porque lo dice todo el mundo), que sea tuyo, genuino.
También es importante que sea realista, que dependa de ti y no de los demás, y que sea concreto.

En el cuadrante 1, escribe cuál es tu sueño y pega en él imágenes que lo representen. Si no las encuentras, las puedes dibujar.

2. Toma conciencia de lo que ya tienes para hacer tu sueño posible.
¿Qué recursos internos tienes? ¿Qué habilidades y fortalezas?
¿Qué recursos externos tienes? ¿Qué tiempo, presupuesto, personas que te pueden ayudar o que te den fuerzas...?
¿Qué emociones te ayudan a avanzar hacia este sueño?

En el cuadrante 2, pega imágenes que representen los recursos que tienes. Si no las encuentras, las puedes dibujar.

3. Toma conciencia de las dificultades que tienes para hacer posible tu sueño.
¿Qué dificultades o limitaciones tienes? ¿Qué te falta?
¿Estás dispuesto a trabajar para vencer estas dificultades o desarrollar las habilidades que aún no tienes?
¿Qué emociones te dificultan el camino? ¿Cómo las puedes superar?

En el cuadrante 3, pega imágenes que representen tus dificultades. Si no las encuentras, las puedes dibujar.

Escribe en un color bien vistoso qué puedes hacer para afrontar cada dificultad.

4. Ver el camino que hay entre tú y tu sueño.
¿Qué pasos deberías dar para llegar?
Divide el objetivo en pequeños pasos, en pasos asequibles.
Te puede ayudar hacer una lluvia de ideas. Después puedes escoger y poner orden.
En el cuadrante 4, escribe estos pasos.
Pon fecha para cada paso en el calendario.

Por último, recuerda que soñar es mirar la estrella, pero hacer realidad un sueño es otra cosa. En la mayoría de los casos requiere preparación, esfuerzo y compromiso.

¡Ojalá cuando nos volvamos a ver ya hayas empezado a hacer camino!

Te deseo un buen verano, lleno de emociones positivas.

Un abrazo muy fuerte!