Alegria

Inauguración: Miércoles 9 de septiembre de 2020 | Museu d'Art Contemporani d'Eivissa
50 aniversario del MACE · Comisariada por Enrique Juncosa y Elena Ruiz

El Museo de Arte Contemporáneo conmemora su 50 aniversario con la exposición Teoría de la Alegría, en la que participan 11 artistas jóvenes de Baleares.

El Museo de Arte Contemporáneo de Eivissa conmemora el 50 aniversario de su creación con la exposición Teoría de la Alegría, el próximo 9 de septiembre, a las 20 horas en la sala de Armas del MACE. Para conmemorar el 50 aniversario, el MACE prepara la exposición de once artistas jóvenes de Baleares, comisariada conjuntamente por Enrique Juncosa, comisario independiente vinculado a la isla de Eivissa y la directora del MACE, Elena Ruiz. Con Teoría de la Alegría, el MACE quiere enfatizar su compromiso con la escena local y las prácticas más recientes. La exposición cuenta con la subvención de la conselleria de Presidencia, Cultura e Igualdad del Gobierno de las Islas Baleares.

La exposición contará con dos sedes, la Sala de Armas en el Museo de Arte Contemporáneo de Eivissa y una sala externa donde también se podrán visitar diferentes obras.

Los artistas incluidos en la muestra son Joan Bennàssar Cerdà (Palma, 1991); Irene de Andrés (Eivissa, 1986); Lara Fluxà (Palma, 1985); Bel Fullana (Palma, 1985); Adrián Martínez (Eivissa, 1984); Julià Panadés (Mallorca, 1981); Albert Pinya (Palma, 1985); Cristóbal Pons (Ciutadella, 1981); Stella Rahola Matutes (Barcelona, ​​1980); Bartomeu Sastre (Palma, 1986) y Marcella Barceló (Mallorca, 1992).

Todos pertenecen a una nueva generación de artistas de Baleares que rondan, más o menos, entre los treinta y los cuarenta años, y que han comenzado ya a exponer y trabajar más allá de las islas.
Diez de ellos han nacido en la década de los ochenta y tres de ellos en los noventa.

Algunos de ellos, incluso, han tenido ya individuales en instituciones, como Irene de Andrés en Patio Herreriano de Valladolid, Stella Rahola Matutes en la Fundació Vila-Cases de Barcelona o Lara Fluxà en el Espai 13 de la Fundació Joan Miró de Barcelona.

Sus obras, además, presentan algunas importantes características comunes. Todos ellos se dieron a conocer al inicio de la profunda crisis económica y política vivida recientemente en diferentes países de la Unión Europea, incluido el nuestro. Un periodo difícil, por tanto, para su desarrollo profesional. La crisis, puso a galerías de arte y espacios institucionales en situaciones precarias, y en las que aún se encuentran.

También se ha vivido una disminución sustancial de los espacios para la crítica y el debate en los medios de comunicación. Al mismo tiempo, una sensación de desconfianza se ha extendido por el frágil mundo del coleccionismo, con excepciones contadas. No es extraño, por consiguiente, que varios de estos artistas hayan decidido emigrar o trabajar por temporadas en el extranjero. El arte contemporáneo, además, se ha convertido en los últimos años en un fenómeno verdaderamente global. Joan Bennàsar ha vivido en Ciudad de México y ahora se va a Colombia, Marcella Barceló vive en París y Stella Rahola Matutes en Londres. Albert Pinya ha vivido en Milán y está ahora en Amsterdam. Por otra parte Irene de Andrés vive en Madrid y Lara Fluxà y Bartomeu Sastre viven en Barcelona.

La obra de todos los artistas está influenciada por la revisitación del arte conceptual que ha tenido lugar en las últimas décadas, incluso si lo hacen desde el dibujo y la pintura.
Su práctica es multidisciplinaria, yendo de la performance y los proyectos educativos

Alegria