• 1

Frstració

La frustración es una emoción que experimentamos cuando las cosas no son como nosotros quisiéramos, o cuando un obstáculo se interpone en nuestro camino y nos impide lograr nuestros objetivos.
Piensa en alguna situación que te haya hecho sentir frustración estos días.

Es una emoción desagradable, ¿verdad? Una emoción que nos suele llevar a la tristeza, a la ira, la ansiedad o la angustia.
Como todas las emociones, contiene un mensaje y es importante observar cuándo la sentimos y qué reacciones nos provoca.
A menudo cuando está presente tenemos la sensación de estar en un lugar del que no sabemos salir, como en un laberinto, sin encontrar la salida. Y podemos reaccionar de maneras diferentes: bloqueándonos, buscando un culpable de la situación (¡aunque tenga que ser la lluvia!), enfadándonos con los demás o con nosotros mismos. ¡A veces, como no la podemos expresar hacia la persona que nos la causa, la desplazamos y lo paga el primero que pasa por nuestro lado!
Todos experimentamos momentos de frustración cada día, pero no es el obstáculo en sí lo que nos hace sentir mal, sino nuestra actitud ante él.
Como siempre, ¡todo depende de cómo lo enfocamos!
¿Y si vemos el obstáculo como una oportunidad de aprendizaje y de superación personal? Si no nos frustrasemos nunca, no elaboraríamos nunca los recursos que necesitamos para la vida y que nos hacen ser más inteligentes. ¡Saquémosle partido!

¿Qué podemos hacer cuando la sentimos?
• Respirar y relajarnos (Practicar las relajaciones que hemos aprendido en las sesiones presenciales).
• Tomar distancia para ver más claro. Cuando estamos dentro, tendemos a magnificar la parte negativa.
• Aceptar: la realidad tal como es, los demás tal como son y nosotros mismos (humanos, con nuestras limitaciones...).
• Cuidar nuestro lenguaje para no entrar en espirales de desmotivación y desesperanza. En lugar de "No vale la pena quedarse con los amigos si tendremos que estar a dos metros de distancia" puedo decir: "Será divertido tener que relacionarnos de esta manera!".
• Relativizar. ¿Qué le dirías a un amigo que te planteara tu situación para ayudarle?
• Ponerle sentido del humor.
• Abandonar el papel de víctimas y responsabilizarnos de lo que sentimos y lo que hacemos.
• Ser creativos para encontrar o inventar otros caminos.
• Aprender a distinguir entre nuestros deseos y nuestras necesidades ¿Recordáis la actividad que hicimos en el C19 con las cartas?
Un gran ejemplo de tolerancia a la frustración es el de Thomas Alva Edison, el inventor, entre otras cosas, de la lámpara incandescente. Cuentan que cuando ya llevaba muchos intentos frustrados de conseguirla, un periodista le preguntó por todos aquellos fracasos y él le contestó:
"No he fracasado ni una sola vez, he descubierto 10.000 maneras de no hacer una bombilla. Cuando elimine todas las que no funcionan, encontraré la que funciona." Y así fue!
Y tú, ¿cómo llevas la frustración?