Septiembre 20, 2020

ajuntamentdaltvila

Últimas noticias

La MarinaUn 60% de los propietarios de los edificios en los barrios de la Marina y sa Penya han presentado el Informe de Evaluación de Edificios, de obligado cumplimiento para edificaciones con más de 50 años de antigüedad. En 2019 se amplían las inspecciones al barrio de Dalt Vila y la zona de Vara de Rey.

Un 60% de los propietarios de los 523 edificios de los barrios de la Marina y sa Penya han cumplido con el plazo, que tenían hasta enero de este año, para presentar el Informe de Evaluación de Edificios (IEE).
Los servicios técnicos municipales ya han informado casi la mitad de los que han llegado para su calificación y en 47 casos se han detectado deficiencias que requerirán de reparación por parte de los propietarios. En la mayor parte, tienen que ver en aspectos como el mal estado de las fachadas y cubiertas, la presencia de tuberías a la vista o, de las más habituales, la presencia visible de equipos de aire acondicionado.

Por esta cuestión desde los servicios técnicos municipales recuerdan la prohibición expresa que rige en el municipio sobre la colocación de elementos de climatización en las fachadas y que estos deben ir en la cubierta de los inmuebles.

En 2019, la obligación de presentar los Informes de Evaluación de Edificios se extiende también al barrio de Dalt Vila, donde hay 277 inmuebles, y al entorno de Vara de Rey, con 56 fincas. Los propietarios disponen hasta finales de diciembre para acreditar, mediante el informe de un profesional habilitado, su estado de conservación y nivel de eficiencia energética.

En cuanto al incumplimiento de disponer de un IEE, supone una infracción urbanística que se sanciona de oficio con una cantidad que va aumentando progresivamente mientras el propietario del edificio no presente la evaluación. En esta situación se encuentran el 40% de propietarios de la Marina y sa Penya que no han presentado el IEE en plazo.

En cuanto a los más de 150 inmuebles ya informados por los servicios técnicos del Ayuntamiento de Eivissa, se han aceptado las alegaciones de 40 propietarios que consideraban que su finca debía estar exenta de presentar el IEE ya que los edificios han sido sometidos a una reforma integral en los últimos años.

En un tercio de este casi medio centenar de edificios con una evaluación desfavorable se han encontrado también deficiencias estructurales que afectan a la seguridad del edificio, como pueda ser la existencia de vigas podridas o los forjados en mal estado.

Cuando el resultado es desfavorable, el expediente del IEE se deja abierto y a los propietarios se les da un plazo de seis meses para solicitar licencia de obras para reparar las deficiencias detectadas. Si, agotado este plazo, no se ha adoptado ninguna medida por parte de la propiedad, se abre de oficio un expediente de infracción en las mismas condiciones que si no se hubiera presentado la evaluación.

En los casos favorables, el certificado del IEE tiene una vigencia de 10 años, pasados ​​los cuales deberá renovar la acreditación. Justamente, la obligación de disponer del IEE en vigor 'ha aflorado deficiencias importantes en algunos casos y justifica plenamente la implantación de este nuevo instrumento urbanístico para certificar la seguridad de los edificios antiguos de la ciudad', ha dicho la concejala de Urbanismo de Eivissa, Elena López.