Noviembre 19, 2018

ajuntamentdaltvila

Últimas noticias

Obres dels Camins Escolars

Comienzan las obras del primer camino escolar en la ciudad de Eivissa, incluido en el proyecto 'A pie al cole'. La nueva ruta escolar enlazará las escuelas de Cas Serres y Poeta Villangómez.

El Ayuntamiento de Eivissa inicia la construcción del primer camino escolar que conecta los CEIP Cas Serres y Poeta Villangómez con el barrio de ses Figueretes. Ésta, llamada la ruta 9 en el proyecto 'A pie al cole', hace casi dos kilómetros de longitud y va desde la calle Galicia hasta las dos escuelas del barrio de Cas Serres.
La empresa adjudicataria de la ruta escolar 9 ha sido Construcciones y Mejoras Sa Torre SL. Las obras tienen un presupuesto de 167.000 euros y se trabaja con un plazo de ejecución de dos meses.

El proyecto 'A pie al cole', que incluye un total de nueve caminos escolares, busca hacer una ciudad más amable para los peatones y también más segura para los niños, especialmente en el entorno de las doce escuelas que hay en el municipio. Con esta iniciativa se fomenta también la autonomía de los niños y la convivencia entre ellos, además de involucrarlos y formarlos en la seguridad vial. También está entre los objetivos del proyecto el promover un modelo de movilidad que dependa menos del coche y haga descender el uso del vehículo privado en favor de formas más sostenibles y saludables para desplazarse.

En cuanto a las obras del camino escolar, la ruta 9 tendrá dos sentidos de circulación, con un ancho mínimo de 80 centímetros en todo el trazado, que se delimitarán con pintura sobre las aceras existentes. Además, en las 15 intersecciones por las que pasa la ruta, así como las aceras cercanas, se elevarán 10 centímetros los pasos de peatones con reductores de velocidad para dar mayor seguridad a los escolares y se señalizará con pintura de color marrón. Además, se instalará una nueva señalización vertical en todo el camino para indicar los sentidos y direcciones del nuevo itinerario escolar, con especial atención a los cruces con otras rutas. En total, se han previsto 30 nuevas señales verticales para delimitar la ruta, otras cinco para las paradas intermedias y dos más para indicar el principio y el final.

A todo lo largo de este itinerario se han previsto un total de siete paradas, con una distancia máxima de 300 metros entre cada una de ellas, donde los niños podrán ir añadiendo al grupo de escolares hacia alguno de los dos centros por los que pasa la ruta: el CEIP Cas Serres y el CEIP Poeta Villangómez. Asimismo, se prevé habilitar dos áreas reservadas para el estacionamiento de vehículos, cercanas a estas dos escuelas.

Cerca de la escuela Cas Serres se ha previsto un espacio con capacidad para 21 coches para facilitar la parada de los vehículos que quieran dejar a los niños y las niñas en los puntos de encuentro. Al lado del Poeta Villangómez está prevista una zona de estacionamiento limitado con capacidad para otros 8 vehículos.

Estas áreas de aparcamiento quedarán reservadas para recoger o dejar los escolares y en todas ellas se indicará el horario de estacionamiento restringido con la correspondiente señalización vertical. Así, entre las 8.30 y las 9.15, por un lado, y de las 13.45 a las 14.15, coincidiendo con los horarios de entrada y salida a los centros, los coches sólo podrán parar en estos espacios un máximo de cinco minutos para dejar o recoger a los niños y sin que el conductor pueda bajar del vehículo.

En paralelo a este primer camino escolar, se trabaja en la adjudicación de la ruta 1, que debe conectar la escuela de Sa Real, el CEIP Portal Nou y la escuela de Sa Consolació, que cuenta con un kilómetro de largo (980 metros), y transcurrirá por la avenida de Ignasi Wallis.

Estas primeras rutas de los caminos escolares forman parte de los proyectos presentados al fondo del Plan Insular de Obras y Servicios (PIOS) del Consell de Eivissa, con un presupuesto conjunto de unos 280.000 euros, junto con el camino para invidentes y la eliminación de barreras arquitectónicas en 46 cruces de la ciudad puestas en marcha este verano.

En ambos itinerarios de los caminos escolares se prevé la contratación de monitores que serán los que ayuden al buen funcionamiento de las rutas, así como la implicación de la comunidad educativa. También se prevé realizar una campaña con los comercios de la zona para que estos se conviertan en "comercios amigos de la ruta escolar". Los comercios dispondrán de un adhesivo visible en sus escaparates por si los niños tienen alguna duda o para que en un momento de desorientación puedan acudir para resolverlo. De esta manera, se continúa trabajando en hacer una ciudad más amable y segura. También es un paso más en la mejora de Eivissa como Ciudad Amiga de la Infancia y un impulso al uso del espacio público para los niños y las niñas.